Los lugares comunes

La maestra de literatura
me ha dicho que debo evitar los lugares comunes.

Y yo me acuerdo entonces
que los lugares en los que he sido fugazmente feliz
han sido precisamente esos lugares comunes que se nombran:
auto hotel
el rincón oscuro
la selva
el río
el departamento de Coni.

Yo no sé qué decir
en lo personal
me gustan los lugares comunes
incluso en la mujer
aunque admito
me gusta variar las horas de visita.

Anuncios

Willi y el árbol

Alfredo Pérez

Willi está trepado en un árbol, se agarra de una sola mano, extiende el brazo derecho. Al verme sonríe. Con su voz tierna me pregunta antes de acercarme más a él.
_ Baki mi a majle
Hace apenas unos meses, Willi, ni siquiera podía caminar, apenas gateaba, ahora ensaya trepar un árbol. No cabe ninguna duda. Willi es la paradoja de la vida; la mayoría de la gente le gusta la altura. Desde chicos se empieza a ensayar el mirar para abajo. Yo no sé si de niño hice lo mismo. Lo único que recuerdo es que mi madre me tenía prohibido subir a los árboles, digo árboles, porque en mi infancia. El pueblo estaba cubierto de árboles enormes. Ahora hasta un niño de tres años puede trepar un árbol, ahora los árboles están injertados y por más que quieran crecer siempre estarán más lejos del cielo a comparación de los árboles criollos.
Willi me vuelve a interrogar:
_ Tyi tyäli a k’el jko’.
Lo abrazo y lo meto a la casa, le pregunto si no le tiene miedo trepar el árbol. Y sonriendo me dice que se siente bonito estar ahí, ahí arriba, alejado de las hormigas, de los pastos acostumbrados a mirar para arriba.
Tan pronto entro a la casa, la abuela me pregunta:
_ Baki tyi a tyaja ili tsuku aläli.
Y le digo que lo encontré trepado en el árbol que está en la entra. La abuela comenta que Willi es muy travieso, que siempre le gusta treparse en los árboles, corretear a las gallinas, molestar al perro, mojar al gato. La abuela, enseguida me ofrece una jícara de pozol agrio. Willi dice que quiere bajar, lo suelto y sale corriendo para volver a treparse al árbol, que hasta ahora, siempre lo espera.

Un encuentro con el Programa Nacional de Lectura (PNL) en Chiapas.

Quizá sea mal momento sentarme a pensar en la lectura y su difusión. Tal vez debería escribir como la mayoría de los periodistas que han publicado desde el pasado domingo en los diarios nacionales: cristales rotos, tiendas saqueadas, monumentos pintarrajeados… No, esta noche prefiero pensar en las personas que aun creen en una propuesta un poco menos violenta.
Recuerdo que el pasado 23 de abril de este 2012, fui invitado a una reunión en Oconsigo por la maestra Elizabeth Figueroa Castellanos. Me hizo la invitación en su calidad de Responsable del Programa Nacional de Lectura (PNL) en Chiapas. A ella la conocí el año pasado en la FIL Guadalajara. Desde ahí comenzamos a mantener comunicaciones esporádicas por el correo electrónico. Acudí gustoso a dicha reunión, ya que estarían presentes los supervisores y jefes de zonas del Nivel de Educación Indígena.
Ese día, salí de mi casa de madrugada, ya que la distancia en tiempo entre Nuevo Limar y Ocosingo es un aproximado de cuatro horas de recorrido. La madrugada estaba mojada, la carretera lucía solitaria. La cita era para las ocho. Pero la lluvia y los baches en el tramo carretero de Yajalón a Temó son muy juguetones y no se podían distinguir debido a los charcos de agua que se habían acumulado. Y todo eso hizo que el carro avanzara muy lento.
Llegué a Ocosingo como a las nueve. La reunión se estaba llevando a cabo en uno de los salones del Centro de Integración Social (Internado). Lo primero que observé fue la presencia de maestros muy atentos a lo que el profe Eleazar decía acerca del PNL. La maestra Andrea salió a recibirme; le informé que había sido invitado por la maestra Elizabeth para evitar no sentirme un intruso. Lo que escuché ese día fue algo maravilloso, el equipo del PNL realmente hace un trabajo super profesional. La verdad no me lo esperaba. Fue la primera vez que vi a los maestros motivando con tal entusiasmo a unos directivos que con el paso de las horas poco a poco se empezaron a mostrar aburridos, cansados. Andrea para animar a los maestros contó el cuento de Gigantes y Enanos. Cuando escuchábamos la palabra enanos: todos nos sentábamos, y cuando escuchábamos la palabra gigantes: todos nos parábamos. Los viejos maestros en un principio se mostraban tímidos pero todos terminaron participando.
Si el personal del PNL es entusiasta, activa, propositiva ¿Entonces dónde radica el problema de la lectura en las escuelas? En primer lugar, desde ese día quedé pensado “Si todos fuéramos unos maestros entusiasmados como Eleazar y Andrea, la educación fuera diferente.”
Me doy cuenta que el magisterio tiene maestros muy valiosos. Y la maestra Elizabeth sabe de ellos. Por ejemplo en Comitán está un maestro llamado Ornan Gómez. A él lo conocí en San Cristóbal, durante el aniversario de los quince años del Programa Nacional de Salas de Lectura. Y supe de él el año pasado debido a su Sala de Lectura Cajas Voladoras. Ahora sé que es responsable del PNL en Comitán. Es simplemente un maestro muy entusiasta.
Tengo que admitir que también me ha tocado conocer a maestros que únicamente cumplen su horario y se van a sus casas. Y lo que me he percatado es que muchos supervisores protegen a este tipo de maestros para los fines políticos de control. Creo que la gran enfermedad del magisterio radica en los maestros que no han comprendido de su valor dentro de las comunidades. Freire dice que el maestro es un elemento muy importante para la prosperidad de un país ya que él tiene contacto directo con la sociedad y saben de sus necesidades. Ya la verdad también vemos que año con año la escuela se divorcia de la sociedad. Creo que debemos unir fuerzas para educarnos.
El PNL tiene mucha tarea por delante. Y creo que debemos sumarnos a la tarea que día a día emprende el PNL en Chiapas, comandada por la maestra Elizabeth.
Debido a que la noche anuncia la proximidad de la madruga, hasta aquí lo dejo y que la lectura encuentre un lugar en las escuelas mexicanas.

Tres años después

Tres años después
En ese entonces era aquel muchacho al que su padre le repetía constantemente “Madura cabrón”. Me fui a la selva. Estaba un poco desencantado con la vida. A mis 21 años, ya había probado el golpe seco de un policía en la cara. Ya había rendido mi declaración una madrugada en la procuraduría de justicia del estado, había estado arraigado por más de un mes en el fraccionamiento Las Palmas, Araceli me había dejado por no ser tan serio como otros hombres.
De pronto, ahí estaba escuchando como se acercaba el viento entre las hojas de los cocoites. La escuela era una pequeña casita improvisada, sin ventanas por el lado sur, este y oeste. Wilbert sin duda era un buen chico, fue mi primer compañero lector en la selva. Juan también lo era, solo que se casó con María a los 14 años, lo último que supe de él es que se había ido a trabajar a Cancún. Doña Paty una señora encantadora y muy platicona, me preparó la comida durante un año. Algunos sábados la acompañaba para cortar chile en el chilar. Ella me contó muchas historias, historias de la selva que aun no logro olvidar y contar.
El día que me fui de la Ranchería El Naranjito Don Sebas lloró, me dijo que me llegó a querer como a un hijo. Lo cierto es que ellos me enseñaron a volver al pasado. Me hacían recordar mi infancia y la infancia de mi comunidad de origen.
Regrese a mi pueblo de origen y en noviembre del 2009 reuní a un grupo de niños de la vecindad para conversar y hablar sobre libros y cuentos de la región, pronto no pudimos guardar tantas historias reunidas, así que empezamos a decir nuestra palabra en las plazas públicas de comunidades que no saben aun del valor y el peso de los libros y las historia creadas para la convivencia en la comunidad.
Hace tres años se empezó a escribir la nueva historia fuera del aula. Debo admitir, enseñar a leer en la sala me ha gustado más que enseñar en la escuela. En la escuela está el Programa Nacional de Lectura que tiene muy buenas pretensiones. Pero me parece que es el mismo sistema educativo quien provoca que hasta ahora no trascienda en las aulas. En la escuela no hay tiempo para leer, el maestro tiene que rendir cuentas, debe crear alumnos “competentes”, debe certificar si un alumno es un buen lector ¡Caray! ¿Dígame quien tiene la facultad para decir si uno ya es un buen lector o al menos un lector modesto? ¿Díganme si es certificable ser lector? ¿Para qué hay que aprender a leer?

ALFREDOPEREZ

La Palabra Herrante

Esa vez Elidey hacía quedar en silencio un espacio público que antes no nos había oído. Aun lo recuerdo y recuerdo estabamos ahí tan divertidos, planeando todo, Mitocondria, estaba conversando con la comunidad, los niños se sorprendían de los sentimientos y emosiones que eran capaces de provocar en otros.

LOS POBRES OLEMOS MAL…

Texto de: “Se Acabo” del cantautor de protesta mexicano: Jose de Molina (QEPD)

Los pobres olemos mal, a sudor y a yerbarajos…
Pero abra un rico en canal, ese si apesta a carajos,
Olemos por encimita, pero tenemos decencia,
Pero al rico toditita le rehiede la conciencia.

Cuando yo digo decencia, no es esa mal entendida,
Si me presta su paciencia, se la dejo bien sabida,
A mi modo de pensar, no es decencia el bien vestir,
Ni andar oliendo a Jazmín, ni por lo afuera hermosear.

¿ De que sirve presumir con trapos caros y finos

Ver la entrada original 211 palabras más

La Palabra Errante

La Palabra Herrante

Esa vez Elidey hacía quedar en silencio un espacio público que antes no nos había oído. Aun lo recuerdo y recuerdo estabamos ahí tan divertidos, planeando todo, Mitocondria, estaba conversando con la comunidad, los niños se sorprendían de los sentimientos y emosiones que eran capaces de provocar en otros.

LOS POBRES OLEMOS MAL…

Texto de: “Se Acabo” del cantautor de protesta mexicano: Jose de Molina (QEPD)

Los pobres olemos mal, a sudor y a yerbarajos…
Pero abra un rico en canal, ese si apesta a carajos,
Olemos por encimita, pero tenemos decencia,
Pero al rico toditita le rehiede la conciencia.

Cuando yo digo decencia, no es esa mal entendida,
Si me presta su paciencia, se la dejo bien sabida,
A mi modo de pensar, no es decencia el bien vestir,
Ni andar oliendo a Jazmín, ni por lo afuera hermosear.

¿ De que sirve presumir con trapos caros y finos
Y saludos repartir tan falsos y tan ladinos?
Esa es costrita delgada que de desprende solita
No aguantan ni una lavada de agua dulce y saladita.

Por eso al decir decencia, se bien lo que estoy diciendo,
En el alma esta la esencia y no el andar presumiendo
Mire una mano de obrero, o una mano campesina
“tara” vacía de dinero, pero jamás asesina

Puede mirarlo de frente y sostener su mirada
Y podrá decir la gente: “ese, ese no ha robado nada”.
Si tenemos derechos, eso si hay que discutirlo
Si nos falta pan y techo, pos vamos a conseguirlo

¿Como? ahora lo vera.. Si no es que estoy aturdido,
Las cuestiones andan mal, porque vivimos vendidos
Aparte de tener penas, ¿los pobres que más tenemos ?
Kilómetros de cadenas traemos desde que nacemos

Y si el rico tiene pan, abrigo y comodidades
Por las buenas no la dan, hay que ver las realidades.
Si hay pobres “pa” tirar, y ellos son un puñadito
Es como si junto al mar, apareciera un charquito

No tenemos que perder, nada que valga la pena.
Solo luchando he de romper de mis pies estas cadenas.
Creo que ahora si se aclaro este pensamiento mió
Lo que el rico nos robo, regresara… aunque tardío

MACH ASU’BEÑONLA/ NO ME LO CUENTEN

MACH ASU’BEÑONLA/ NO ME LO CUENTEN

Mach kom kña’tyañ, / No lo quiero saber

Mach asu’beñonla/ No me lo cuenten

Mach kom jk’ajtyisañ / No lo quiero recordar

K’ajtyisañ maxki tyi tyi sek’e lak tye’el / recordar quién tumbó nuestros árboles

Maxki tyi ikäntyisäyonla ktsänsañ la-ka’al / quién nos enseñó a contaminar nuestros ríos

Maxki tyi ich’älä iyotyoty yik’oty la matye’el / quién adornó su casa con nuestros bosques

maxki tyi chilboñ laktyañ / quién nos quitó la voz

Maxki tyi tsänsäyola / quién nos echó fuera del tiempo

Maxki tyi ityeche ik’enlola tyi xjula’ tyi lak lumal / quién nos empezó a ver como extraños en nuestra propia tierra

Mach asu’beñoñla / No me lo cuenten

Mach akajtyisäbeñoñla / No me lo recuerden

Ma´añ, ma´añ, mach asu’beñonla / No, no, no me lo cuenten

Majch tyi ixik’iyoñla majle tyi pak’ cha’añ  milak chümel  tyi wi’ñal / Quién nos envió a sembrar la tierra y morirnos de hambre.

Maxki tyi iyilä lekojoñla tyi juli ikeloñla / a quién le parecimos extraños cuando nos encontraron.

Machba jiñ lekojob tya’ bä juliyobi? / ¿Los extraños, no son los que acaban de llegar?

Maxki xjula’ wä’tyi laklumal? / ¿Quién es el extraño en nuestra tierra?

Joñonbala? Jiño’bayi? / ¿Somos nosotros? ¿Son ellos?

Mach asu’beñonla, mach kom jkajtyisañ/ No me lo cuenten, no lo quiero ni recordar.

Vamos a decirlo todo

Alfredo Pérez

Inquietas palabras que empiezan a caminar con el día

sacúdanse ese miedo de ser sinceras

no digan su verdad a medias

pórtense tal como son       putas redondas

Las he visto decirlo todo

en las cantinas  en las plazas públicas

en las señoras que se enojan con el marido

las he visto en libros gordos y flacos

las he visto salir disparadas de la boca del gritón

las he visto en una sopa de pastas

las he visto en las carreteras  en los hospitales  en mis sueños

están por todos lados   poseídas  endemoniadas  discretas

pero sobre todo

las he visto más sinceras en la boca del herido

en el balbuceo del loco  en las súplicas del desvalido

en los aullidos del borracho.

Palabras dulces  palabras agrias

Vamos a decirlo todo

todo

todo

IV ENCUENTRO NACIONAL DE LECTORES

En el marco del IV Encuentro Nacional de Lectores celebrado en Queretaro, organizado por el CONACULTA se discutieron temas entorno a la lactura y uno que otro taller por ahí que nos motivaron a todos los presentes.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

Viernes 28 de septiembre

 

Horario Actividad Participante
10:00 a 10:20 horas Bienvenida y acto inaugural

 

 

Fernando de la Isla, Secretario de Educación del Gob. De Qro.

Laura Emilia Pacheco/Socorro Venegas, Dirección General de Publicaciones.

Laura Corvera, Directora General del IQCA.

10:30 a 12:00 horas

 

Conferencia Magistral

Detrás del talento literario

ETHEL KRAUZE

 

 

12:00 a 14:00 horas

 

Mesa 1

Los posibles encuentros con la lectura

 

ALFREDO PÉREZ

Mesa 2

La experiencia lúdica de leer.

 

MÓNICA BROZON

14:00 a 16:00 horas

 

 

Receso

 

 

 

 

16:00 a 18:00 horas

 

Mesa 3

El libro impreso y los nuevos formatos para leer,  bibliotecas virtuales.

 

CAMILO AYALA

Mesa 4

Estrategias de fomento lector a través del cine, el cómic, las nuevas tecnologías y otros.

ANA ROSA DÍAZ

19:00 a 20:00 horas

 

PRESENTACION MUSICAL

Santa Rosa de Viterbo

 

Música tradicional topada con Tobías Hernández y La Nueva Alegría
21:00 horas Cena

 

 

 

 

Sábado 29 de septiembre

 

Horario Actividad Participante
10:00 a 11:00 horas Los fabuladores

MIGUEL ÁNGEL RIVERO

 

 

 

11:00 a 13:00 horas

 

Mesa 5

Lectura, universo sonoro.

 

ALMA VELASCO

Mesa 6

Espacios de fomento lector en lenguas maternas.

 

ADRIANA LEBRIJA

13:00 a 15:00 horas

 

Recorrido en tranvía por LA Ciudad de Querétaro

 

15:00 a 17:00 horas

 

Receso

17:00 a 23:00 horas

 

Maratón de lectura

Plaza de las Armas

 

LECTORES PARTICIPANTES

FIN DE ACTIVIDADES